El barrio del Carmel es un 'must' que visitar en Barcelona. Fuente: Equipatge de ma

El barrio del Carmel es un ‘must’ que visitar en Barcelona. Fuente: Equipatge de ma

Disfrutar de las vacaciones de Semana Santa no siempre tiene por qué estar reñido con planes sencillos y baratos. Tanto si sois de Barcelona como si no, os presentamos 10 sugerencias y propuestas para aprovechar el tiempo libre en estos días de primavera.

1.La ciudad de Marsé

Con motivo de la reciente publicación del último libro de Juan Marsé, Colección particular, creemos que esta será una opción interesante para aquellos fanáticos a la literatura. Releer una de las obras primas de este autor, Últimas tardes con Teresa (1966) y pasear por el barrio del Carmel (donde vive el protagonista de la novela, Manolo) será todo un must.

Zonas emblemáticas del barrio que aparecen en el libro son, por ejemplo, el Parque Güell y la tasca Las Delicias (la podréis encontrar en la calle Mühlberg y sólo estará abierta hasta el jueves, día 13, al mediodía).

2.Entre jardines

La estructura paisajística de Montjuïc, convertida en un gran parque botánico, es toda una delicia a la vista. El recorrido perfecto para apreciar su belleza empieza en los jardines Mossèn Costa i Llobera y luego sigue en los jardines contiguos de Joan Brossa y Mossèn Cinto Verdaguer.

Muy cerca también podréis encontrar el jardín Joan Maragall (un pequeño Versalles catalán al que sólo se puede acceder en días festivos) y el de Laribal. La ruta concluye en el Jardín Botánico de Barcelona, inaugurado en 1991.

3.La muralla de Barcelona

Este sábado 15 de abril la muralla de las Drassanes se iluminará de azul desde las 21h a las 24h. ¿Dónde encontrarla? En la Avda. del Paral·lel.

Esta iluminación se debe a una iniciativa del área de Ecología, Urbanismo y Mobilidad del Ayuntamiento de Barcelona que, con esta acción, pretende poner en valor el patrimonio arquitectónico de la Muralla de Baluard.

4.Delicias de chocolate

El itinerario más dulce de Barcelona lo es aún más en Semana Santa pues los aparadores de la ciudad se llenan de monas de chocolate. La ruta que recomendamos empieza en la calle Calvet para después bajar hasta la plaza Francesc Macià y girar Diagonal arriba hacia paseo de Gràcia. Las innumerables pastelerías que encontraréis en el camino harán las delicias de vuestro paladar.

Otro paseo alternativo es dirigirse al Born para conocer el Museu de Xocolate, en la calle Comerç nº36.

5.Gràcia y sus comercios

Las tiendecitas que dan sentido al comercio de proximidad son el gran patrimonio que conserva Gràcia, un barrio alegre, bohemio y cosmopolita de Barcelona. Sus calles y plazas se llenan de vida, sobre todo en fin de semana, cuando los visitantes recorren sus pasajes y se deleitan con el sinfín de singularidades que en ella se encuentran.

Pasear por Gràcia, sin duda, es un plan indispensable más aún visitar la plaza de la Vila de Gràcia, centro neurálgico del barrio y cuyo campanario se construyó a finales del siglo XIX.